Nuestros sentimientos determinan el tipo de compañía que buscamos.

Fuente: en.wikiversity.org

Existen muchas investigaciones que aseguran la importancia de las relaciones sociales en el estado de satisfacción de las personas con su vida, la pregunta es cual tipo de relaciones puesto que no todas son iguales.

Unos investigadores se dieron a la tarea de determinar qué tipo de compañía se busca cuando las personas están felices o infelices con su vida. Los resultados publicados en la revista Psychological Science https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/31268832 mostraron que cuando las cosas están bien, las personas a las que se buscan son por lo general extraños, no necesariamente los amigos.

Los autores del estudio examinaron los estados de humor y las interacciones sociales de más de 30000 personas, la mayoría franceses durante un mes. Los datos fueron recolectados por medio de una aplicación llamada 58 Seconds que mandaba a los participantes un mensaje de texto para preguntarles cómo se sentían, lo que hacían y con quien se encontraban.

Con esto estaban en la posición de examinar como se relacionaba la felicidad de los participantes con los tipos de persona qua pasarían su tiempo horas después de sus respuestas y como esas interacciones los hacían sentir después. Para aislar los efectos de una compañía distinta, lo que incluye amigos, extraños y familiares, los investigadores controlaron por las características que causaban de manera natural fluctuaciones en la felicidad de los participantes p.j. ser una persona nocturna, al igual que los tipos de actividades en las que se involucraban p.j. ir a caminar puede hacer sentir mejor a alguien que ir a fiestas, sin importar quien lo acompañe.

Los resultados encontrados sugieren que las interacciones sociales van a través de un ciclo sutil donde algunos sentimientos lo llevan a ciertas clases de personas, pero esas personas pueden o mejorar o disminuir su humor. Los participantes más felices pasaban más tiempo con otros y toleraban pasar más tiempo con extraños. Si los participantes estaban más tristes pasaban más tiempo con los amigos, hijos y familiares; al hacerlo se sentían mejor.

Los autores ponen los resultados así: si alguien se encontraba no muy bien al medio día un sábado, para esa persona sería más probable ver a un amigo esa tarde. Por el contrario, si esa persona estuviera contenta las probabilidades de interactuar con extraños es mayor.

Estos resultados solo muestran correlaciones, no causas así que los resultados pueden ir en sentido contrario, interactuar con extraños puede hacer sentir mejor a las personas porque obliga a poner una cara diferente a la tradicional.

En esencia la felicidad o infelicidad promueve la socialización, pero con diferentes objetivos. Cuando las personas están infelices buscan a alguien que les levante el humor, cuando las personas son felices son más tolerantes a las preguntas incomodas que genera conocer extraños para mucha gente.

Este estudio no incluye a las personas diagnosticadas con depresión y ansiedad que pueden seguir un patrón diferente, cuando se está deprimido se buscan personas que lo deprimen más y genera mayor depresión.

Hay varias teorías que explican cómo nos afecta el humor a lo que hacemos, pero este estudio es un ejemplo del principio de flexibilidad hedónica que dice que las personas determinan objetivos prioritarios basados en el estado emocional, cuando las personas no están felices la meta es sentirse bien de nuevo, cuando están felices hay mayor tolerancia a la incomodidad de establecer nuevas relaciones para alcanzar objetivos más importantes y da la energía que requiere conocer nuevas personas y así nuevos amigos.

Esto sugiere según los investigadores que la felicidad es un recurso, no una meta de la vida.

Deja una respuesta

Cerrar menú