Las huellas digitales: una advertencia para todos.

©shutterstock.com

Con el advenimiento de los teléfonos inteligentes las personas cada día desarrollan una mayor dependencia de estos para la realización de las actividades cotidianas. Esto ha traído como consecuencia la generación de una gran cantidad de datos que una vez agregados y estudiados dan grandes indicaciones del tipo de persona que es (gustos, preocupaciones, sentimientos, ocupación, edad entre otros).

Desde las declaraciones de Edward Snowden en el año 2013, se ha creado consciencia de que es importante contar con algo de privacidad digital, es decir que no cualquiera pueda acceder a los datos personales y explotarlos para sus fines particulares, como las agencias de publicidad y las grandes compañías tecnológicas que usan esto para hacer muchísimo dinero.

Las compañías de internet han encontrado muchas formas de hacer que la publicidad sea cada vez más personalizada. Una herramienta que usan para ello es la huella digital.

Pero ¿Qué es la huella digital?

La huella digital es el análisis de las características del teléfono inteligente o computadora, como el modelo, el sistema operativo y la pantalla. Una vez se utilizan las aplicaciones y se navega por internet esta información se triangula para localizar a la persona.

Al estar en internet el navegador da a los sitios web algunos datos sobre el hardware del equipo automáticamente debido a que el sitio web debe saber la resolución de la pantalla por ejemplo para cargar la página con el tamaño de ventana adecuado.

Al instalar una aplicación en el teléfono inteligente el sistema operativo comparte con la aplicación información sobre el hardware porque la aplicación debe saber el tipo de celular que se usa para adaptarse a la velocidad del procesador y al tamaño de la pantalla.

Esto claro está se hace desde la configuración de los aparatos ya que es el usuario quien da permiso a la aplicación para tener acceso a la ubicación, la cámara o el micrófono. Así las huellas digitales recolectan esta información que parece inofensiva pero una vez se acumula es posible saber de quién se trata debido a que el comportamiento al usar la internet es único para cada persona.

Para muchos defensores de la privacidad en línea las huellas digitales representan una violación a los derechos porque no se puede tomar decisiones respecto a si las pueden recolectar o no lo que equivaldría a espionaje legal.

Pero ¿qué hacer en ese escenario aparentemente distópico? Hay básicamente tres opciones: reconocerlo y tener cuidado con lo que se hace en los dispositivos, ignorarlo o activar las protecciones a estos servicios por prevención.

Apple tiene protecciones en Safari para sus dispositivos, Mozilla en sus versiones más recientes y otros navegadores también, pero hay que activarlas manualmente, no está en la configuración original.

Es muy difícil escapar de esto porque no hay manera de borrarlas como una cookie o bloquearlo; además cada día es mayor la demanda por estas compañías para dar publicidad personalizada puesto que es la principal fuente de ingresos.

Deja una respuesta

Cerrar menú