A son de música mariachis se la rebuscan en Bogotá

No es raro por estos días ver en las calles de diferentes localidades de Bogotá a grupos de mariachis, desfilando, caminando, y tocando con sus violines, trompetas, contrabajo y con equipo de sonido.

La época de serenatas individuales, cerradas y exclusivas se volvieron colectivas y de solicitud de ayuda, por parte de los músicos, que por la coyuntura del confinamiento obligatorio, se quedaron sin clientes.

Su trabajo de estar en el sector exclusivo de la calle 57 con caracas, de la calle 116, o de otros lugares de la ciudad se acabó y ya los escasos ahorros comienzan a agotarse, por lo que el “rebusque”, de llevar la canción a los conjuntos residenciales, a los edificios, a sectores donde las familias están encerradas, ha sido un alternativa.

Las canciones tradicionales en las serenatas se escuchan en las calles, “El rey”, “A mi madre”, “Espumas”, ”Acá entre nos”, “Cielito lindo”, “Volver, volver”,”Mátalas”, entre otras.

Son escuchadas por cientos de familias que salen a las ventanas y aplauden las interpretaciones de los mariachis, quiénes a su vez solicitan la ayuda económica.

Además, los mariachis aprovechan su presencia para interpretar las solicitudes de los habitantes que desde sus ventanas, les piden la canción que quieren escuchar.

No se quedan atrás quiénes cumplen año y con mariachi callejero, les interpretan el feliz cumpleaños, a quien no pensaba que en el día de onomástico, con este encierro fuera a tener una dedicatoria.

En un momento mismo se reúnen quiénes buscan una solución económica a sus necesidades, que tanto mariachis como vendedores de eucalipto utilizan el mismo medio de sonido para solicitar esa ayuda y el ofrecimiento de sus productos.

Por momentos se desaparece ese confinamiento interno, con la música de la calle, de la cotianidad de estar mirando para el mismo lado, de escuchar los mismos sonidos, con esta novedad, para algunos y para otros una necesidad de rebuscarse el ingreso para poder hacer frente a esta situación económica difícil del momento.

Una melodía diferente, ayuda precisamente a que se salga de ese encierro y se tome un aire, por una pequeña dádiva a estos músicos, que también la están pasando de manera difícil.

Deja una respuesta

Cerrar menú